¿Por qué fingen las mujeres?

Fingir un orgasmo es uno de los comportamientos sexuales menos estudiados, aunque es tremendamente conocido y terriblemente frecuente en las mujeres heterosexuales. Según un estudio publicado en 2014 en el que se hace incluso una escala de los motivos por los que las mujeres fingen orgasmos, se estima que al menos entre un 53% y un 67% de las mujeres lo hacen. Fingir, digo. El estudio está referenciado al final. 

Hay que resaltar que la investigación en sexualidad femenina está muy sesgada por el androcentrismo dominante en la ciencia y el placer de las mujeres ha sido, y aún es, en muchos casos, objeto de estudio poco importante, siendo más “interpretado” que “investigado” con objetividad. Para empezar, muchos investigadores ya sentenciaron que el orgasmo femenino no era relevante para la reproducción, dado que una mujer puede tener un embarazo sin haber tenido nunca un orgasmo, como de hecho sucede entre un 5% y un 10% de las mujeres en el mundo. Si no era importante para la reproducción, que era lo único que contaba para la ciencia, ¿para qué estudiarlo? En fin, esas cosas del patriarcado.

De hecho, es la cultura, el contexto sexual en el que crecen las mujeres, lo que induce a fingir orgasmos, pues se muestran imágenes eróticas determinadas, con respuestas concretas de cómo deben ser los comportamientos sexuales de las mujeres ante determinados estímulos que, sumado a unos criterios diagnósticos erróneos por parte de la ciencia médica, generan una expectativas nada realistas de cómo y cuándo deben las mujeres alcanzar el orgasmo durante los actos sexuales, que se reducen básicamente al coito. Y esto, junto y revuelto, tiene los resultados que tiene: las mujeres fingen orgasmos por imposición de los estereotipos de género, ni más ni menos. Aunque esto no lo dice así el estudio. Veamos las razones por las que las mujeres fingen. 

Se hizo una selección de mujeres jóvenes universitarias en Pensilvania. Eran mujeres entre 18 y 32 años, que habían tenido relaciones sexuales (sobreentendiendo que son coitales) y/o sexo oral (como si eso no fueran relaciones sexuales, hay que jod….), y que habían fingido un orgasmo alguna vez. Eran mujeres de diversas etnias y culturas, de orientación predominantemente heterosexual. Me pregunto yo si las lesbianas no pasaban por allí o es que, quizá, no cumplían el criterio de haber fingido un orgasmo. Se les pasaron diversos cuestionarios con el fin de obtener una escala (FOS = Fake Orgasm Scale). De todo este trabajo se extrajeron 4 factores, que denominaron de la siguiente forma:

  1. Engaño altruista. Centrada en la pareja, la mujer finge el orgasmo con el fin de no “herir sus sentimientos” y hacer que la pareja se sienta bien consigo misma. Esto ya lo definían los médicos en la época victoriana como “engaño inocente justificado”.
  2. Miedo e inseguridad. Sentimientos de vergüenza, sensación de “no ser normal” o simple desconocimiento pueden empujar a las mujeres a fingir un orgasmo, con tal de evitar esos sentimientos negativos y/o la ansiedad que pueda aparecer después.
  3. Elevar la excitación. Esta es una paradoja aparente: fingir que tienes un orgasmo con el fin de excitarse más y sentir que aumenta la temperatura de la relación sexual. Cuanto menos, es curioso que esto suceda en algunas mujeres.
  4. Aplazamiento sexual. Fingir para terminar lo antes posible esconde detrás desde el aburrimiento al miedo a la agresión, dado que no está disfrutando del sexo en ese momento y es evidente que no hay una buena comunicación entre la pareja. En mi opinión, este punto y el punto 1 son básicamente lo mismo: lo que importa es el otro.

Como dice el artículo, y coincido, es importante investigar mucho más sobre esto y tener una visión más amplia. Pero también dice, y con eso no estoy nada de acuerdo, que no lo veamos en negativo porque podría ser una práctica para promover las relaciones sexuales. Cuestiona a las “teóricas feministas” que dicen que fingir un orgasmo es un acto que refleja la sumisión de las mujeres a las expectativas impuestas por el patriarcado sobre nosotras, e incluso cuestiona que fingir orgasmos pueda convertirse en un problema de salud sexual; en resumen, que lees el final y casi que dicen que fingir es guay.

Me da mucho que pensar. ¿Hasta dónde asumimos la mentira como parte del juego sexual? ¿Realmente estamos jugando?

Como el tema me interesa, voy a citar otro estudio, que también dejo referenciado abajo, sobre lo que dicen los hombres y las mujeres acerca de fingir los orgasmos, de 2010. Porque sí, los hombres también fingen; mucho menos, eso sí. El propósito del estudio fue investigar si, cómo y por qué los hombres fingen el orgasmo y qué revelan los datos de hombres y mujeres sobre la simulación del orgasmo en relación a sus guiones sexuales y las funciones de los orgasmos dentro de estos guiones. Los participantes fueron 180 hombres y 101 mujeres estudiantes universitarios; El 85% de los hombres y el 68% de las mujeres habían experimentado coito. Completaron un cuestionario cualitativo de forma anónima y los resultados fueron que tanto los hombres (25%) como las mujeres (50%) reconocieron haber fingido orgasmos. La mayoría fingió durante la relación coital, pero algunos fingieron durante el sexo oral, la estimulación manual y el sexo telefónico. Las razones más populares fueron que el orgasmo era poco probable, querían que terminara el sexo y querían evitar consecuencias negativas (como por ejemplo, herir los sentimientos de su pareja) y obtener consecuencias positivas (o sea, complacer a su pareja). Los resultados sugieren un guión sexual en el que las mujeres deberían tener un orgasmo antes que los hombres, y los hombres son responsables de los orgasmos de las mujeres. Si esto no es patriarcado puro y duro, que baje una diosa del Olimpo y lo vea.

Por si alguien aún está dando vueltas a cómo fingen los hombres un orgasmo, he de decir que lo que esa cabeza está pensando es en la eyaculación, no en el orgasmo. Tanto en los hombres como en las mujeres, la eyaculación puede producirse sin orgasmo y el orgasmo sin eyaculación, aunque muchas veces coinciden el espacio y el tiempo. Pero eso da para otro post.

Referencias:

  • Cooper EB, Fenigstein A, Fauber RL. The faking orgasm scale for women: psychometric properties. Arch Sex Behav. 2014 Apr;43(3):423-35. doi: 10.1007/s10508-013-0212-z. Epub 2013 Dec 18. PMID: 24346866.
  • Muehlenhard CL, Shippee SK. Men’s and women’s reports of pretending orgasm. J Sex Res. 2010 Nov;47(6):552-67. doi: 10.1080/00224490903171794. PMID: 19707929.
0 comentarios
Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This
Abrir chat
1
Escanea el código
Hola
¿En qué podemos ayudarte?