¿Qué es la menopausia?

 

La menopausia es un día. Sí, así es. La menopausia es la fecha de la última menstruación de la vida. Simplemente eso. Hemos utilizado esta palabra para definir una etapa de la vida, pero es un error. La etapa es el climaterio; la fecha concreta la menopausia. Del mismo modo que la menarquia es la primera menstruación y la adolescencia es la etapa de cambios entre la infancia y la edad adulta, la menopausia es la última y el climaterio la etapa de transición entre la etapa fértil de la vida adulta y la vejez, donde la fertilidad ha perdido su sentido. 

 

No somos menopáusicas; somos climatéricas (perdidas o no), y tenemos la menopausia cuando hemos dejado de sangrar durante todo un año. Y eso no es que YA seamos viejas, sino que vamos viviendo la vida hasta que lleguemos, en un futuro, a ser ancianas. Si te fijas en la imagen que acompaña esta entrada, y que pertenece a la formación de cuerpos femeninos a la que pertenezco, la vida fluye, los cuerpos cambian y las hormonas suben y bajan en todo este tiempo: al principio de la vida están bajitas, suben muchísimo en la etapa de fertilidad y espectacularmente si hay embarazo, y luego bajan lentamente. 

 

Al pensar en esta etapa, nos viene a la cabeza un montón de “problemas de salud” y la inevitable levedad del ser, o sea, la muerte, la vejez, el declive vital, como una especie de apagón celular en el que irremediablemente nos vamos hacia el deterioro. Quedan muchos años de vida por delante antes de morir, si hacemos caso a la esperanza de vida que tenemos las mujeres en España. Si se estima que las mujeres viven de media unos 87 años, y la menopausia sucede alrededor de los 50, nos quedan casi 40 años por delante amiga. Muchos más años que los que pasamos desde que nacemos hasta la adolescencia. La menopausia no es el fin: es el inicio de la siguiente fase. Una fase larga y llena de placer, si se vive bien.

 

Es curioso, porque todos los seres vivos vamos a morir, y no por ello dejamos de vivir. Y es especialmente curioso que los hombres también envejecen, también pierden la juventud, pero oye, parece que eso no es igual ni tiene pistoletazo de salida, como en nosotras la menopausia.

 

Y es que la menopausia, el climaterio, está impregnado del pensamiento patriarcal, sobre todo en la medicina, y se nos mira desde ese lugar, poniendo más énfasis en lo que se “pierde” y muy poco en lo que se gana. Dejamos de ovular, no dejamos de vivir.

 

Efectivamente, nuestras hormonas, cuando entramos en el climaterio y empieza la perimenopausia, cambian y dejan de funcionar como lo estaban haciendo: los ovarios van a dejar de funcionar hormonalmente, y nuestros estrógenos y progesterona ya no tendrán los niveles del ciclo. Nuestro cerebro también cambia su producción de otras hormonas, como la FSH y la LH, porque ya no habrá ovulación  y ya no necesitaremos ni la energía, ni las hormonas, ni los circuitos que usábamos para ello. Esta es la base: NO habrá ovulación, y, por tanto, no se necesitará un lecho para un óvulo fecundado, no necesitaremos un endometrio lleno de sangre y mullido, y dejaremos de sangrar. Nuestro cuerpo, que es creativo y muy sabio, intenta conseguir estrógenos de otras formas, y por eso mismo, la grasa corporal se reorganiza y se condensa: el «flotador» es un reservorio de estrógenos provisional.

 

Todos estos cambios, por supuesto, generan a su vez cambios en el cuerpo, y necesitamos adaptarnos a ellos lo antes posible: nuestras mucosas se adelgazarán, nuestro flujo cambiará, el ph vaginal se modificará, y todos nuestros órganos con receptores para esos estrógenos y progesterona que antes teníamos en unas cantidades, ahora tendrán que adecuarse el nuevo flujo hormonal (los vasos sanguíneos, el corazón, los huesos, los riñones, etc). 

 

Para algunas mujeres, estos cambios serán fáciles y apenas percibidos. Para otras, serán como un terremoto corporal. Algunas mujeres tendrán unas sensaciones, más o menos intensas, y otras mujeres pueden tener sensaciones completamente diferentes. Por eso unas mujeres pueden notar muchos sofocos, o mucho calor, o mucha sudoración, o mucha alteración del sueño, y otras puede que apenas noten calor, pero sí cambia su distribución de la grasa corporal, y otras puede que todo o puede que nada.

 

¿Qué hace que esto sea así? Pues, entre otros muchos factores, nuestro nivel de salud al llegar a esta etapa y la calidad de vida. No es lo mismo llegar al climaterio con un cuerpo sano, activo y disfrutón, que llegar a la menopausia con una vida sedentaria, estresada y ausente de placer. Todo esto es determinante para que aparezcan o no problemas en el climaterio. Te pongo un ejemplo muy gráfico: la mucosa vaginal. Es un hecho objetivo y común en todas las mujeres que la mucosa vaginal cambia con el cambio hormonal. Al tener menos cantidad de estrógenos, la capa mucosa de la vagina pierde volumen y se vuelve más fina. A esto le llaman atrofia vaginal, pero a mi no me gusta decirlo así porque suena a enfermedad, cuando la realidad es que es un cambio, no un problema per se. Si le llega menos sangre a la mucosa, produce menos flujo vaginal, que se produce por filtración de sangre y aparece la sensación de sequedad. Sin embargo, si esa vagina está activa, hay placer de forma regular y hay movimiento (que puede ser sexual pero también movilidad pélvica por bailar, caminar o usar un vibrador), aún habiendo adelgazamiento de la mucosa, no tiene por qué dar problemas de sequedad, tirantez o molestias. El síndrome genitourinario (que es como se conoce al cuadro clínico de atrofia, picor, escozor, etc) no es inherente a la menopausia siempre, sino que dependerá del estado previo y de cómo se compensen los cambios para que sea un problema de salud o no.

 

La menopausia, mejor dicho el climaterio, es la segunda adolescencia, y no es porque te vuelvas inconsciente e irresponsable, sino porque es un proceso vital similar, donde se producen gran cantidad de cambios por el reajuste hormonal que se está produciendo y que forma parte de la vida de las mujeres, ni más ni menos.

 

0 comentarios
Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This
Abrir chat
1
Escanea el código
Hola
¿En qué podemos ayudarte?